Lo que hay que saber sobre la lumbalgia

  1.  → 
  2. Farmakoak
  3.  → Lo que hay que saber sobre la lumbalgia

A propósito de un caso, hoy os voy a dar cuatro pinceladas sobre el dolor lumbar o espalda y las medidas de educación sanitaria que podemos adoptar. La lumbalgia o dolor de espalda es bastante frecuente entre la población lo que hace que todos conozcamos algún caso cercano. De lo frecuente que es, todos tenemos algún remedio o pócima mágica para recomendar al prójimo dolorido, seamos galenos o no. Para aclarar un poco el tema algunas recomendaciones para tratarla y saber prevenirla:

1-Mucho está en nosotros, permanecer activo es fundamental. Continuar con las actividades de la vida diaria y mantener la actividad, incluyendo la incorporación al trabajo siempre que el dolor lo permita. Combinar ejercicio como el caminar o nadar ayuda a fortalecer los músculos. Si no nos movemos y permanecemos demasiado tiempo en reposo el músculo se debilita y empeora la condición.

2-El dolor lumbar habitualmente es de causa benigna y con tendencia a la mejoría espontánea. Pero la persistencia de los síntomas y las recurrencias son bastante frecuentes. Esto desmoraliza al paciente y en muchas ocasiones recurre al médico o vuelve a la farmacia a comprar otro analgésico o antiinflamatorio “más fuerte”.

3- El tratamiento que se instaura suele ser con analgésicos (preferiblemente el paracetamol) o antiinflamatorios en periodos cortos. Este tratamiento sirve para quitar el dolor pero como decía, lo fundamental es adoptar medidas para protegernos y fortalecer la musculatura. La medicación pinchada no es más efectiva que la oral, o por lo menos no lo ha demostrado hasta la fecha.

4- Muchos nos preguntáis si las escuelas de espalda están recomendadas o no. No siempre están recomendados, sería conveniente preguntarlo al médico de cabecera.

Y ahora os cuento lo que no se recomienda:
• No se recomienda el uso de complejos vitamínicos del grupo B, tipo “Hidxoxil” o “Inzitan”
• No hay suficiente evidencia como para recomendar los masajes.
• ¿Frío o calor? No hay suficiente evidencia como para recomendar ni uno ni lo otro ( aunque un poco de calor puede relajar el músculo, tras lo cual pueden mejorar los síntomas discretamente ).
• ¿Y las fajas? No se recomindan las fajas lumbares.
• Salvo en casos muy concretos las Rx no sirven para nada.

Espero os haya resultado de interés.

Itxasne Gabilondo Zelaia

Itxasne Gabilondo Zelaia

Licenciada en Farmacia (UPV EHU). Titular de la Farmacia. Formación FIR (Hospital de Galdakao Usansolo) y Atención Primaria (Comarca Bilbao). Responsable y gestora de las redes sociales y sección de Atención al cliente. Encargada del Servicio de Deshabituación. Responsable del Servicio de Medición y Control de la tensión arterial.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.